25/2/09

Razón y Consecuencia

Estoy castigado

y no puedo hacer

más de lo que hago.

Vivo mal por eso.

Es que si hago poco,

la paga es poca,

como debe ser.

Lo peor es que no sé porqué

estoy castigado,

por trotskista será,


o por pobre...

("pobre" dije, no "triste y pobre", ¿eh?)

Tal vez esté sancionado

por no haber estudiado álgebra,

ni a Harrison,

o por no haber leído

a Kafka,

ni a Juan Agulla,

Mac Dermontt

o a Isidoro Ruiz.

El castigo incluye arrastrar cadenas

y vivir poco menos que recluido.

Encierra trabajar por dos pesos,

soportar a mediocres

que te ordenan cosas.

...Ciñe a escribir una mala literatura

y a publicar... esta pobre poética.

3 comentarios:

Lena dijo...

A mí no me parece pobre.

Lo de trosky...bueno...jajaja...tal vez justifica no sé si un castigo, pero sí un regaño...jajaja

Es broma.

No estés triste.

Te dejo besos.

"La LoCa De LoS GaToS" dijo...

Aún estas triste?Que la vida son dos días...un saludín!

Soledad Sánchez M. dijo...

Gracias por tu visita, Javier.

Y sí, pobre pero NUNCA triste.

Un beso.


Soledad.