5/2/09

SUERTE

SUERTE
(Del libro
"Entre Piedras")

No hay tréboles de cuatro hojas

ni patos de la suerte,

ni herraduras, ni plumas de caburé.

No hay pirámides energizadas,

ni tierra de Belén.

No hay monedas antiguas bajo la cama,

ni imágenes del santo que sea.

No hay Pugliese que valga,

ni maderas sin patas que tocar.

No hay amuletos de hueso,

ni cintas rojas que atar.

No hay escaleras abiertas para no cruzar,

ni días que saltear.

No hay reptiles para no nombrar,

ni patas de conejo para frotar.

No hay techos que barrer,

ni sapos que atar y sepultar.

No hay conjuros que hacer,

ni cementerios que visitar.

No hay nada de todo esto que te salve

de la mala suerte.

No hay nada que hacer...

Solo queda trabajar, y mucho.

La suerte...

La buena suerte a veces viene,

a veces va.

1 comentario:

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Y que lo digas, Javier. La suerte nos la labramos muchas veces con nuestros propios actos (la buena y la mala...)
Un abrazo