18/7/09

DESAHOGO

Mucho ruido.
Los fuegos artificiales retumban en los espacios
vacíos de historias y neuronas.
Y las indecisiones a la orden del día,
en mi vida y en algunas otras.

No hay aromas ni otras exhalaciones.
Solo unas cuantas gotas de sudor
de vez en cuando.

Y sigue habiendo mucho ruido,
demasiado.
Es que los engranes de la vida
van chirriando
entre aceros y mordidas.
Como para irse desahogando
Por tantas mezquindades.

Ya no hay llanto
que no haya sido indebidamente
cobrado,
y con creces

No enorgullece
pero permite morir a la par
del pobre alto ego.
Permite sonreír
de medio lado.
Nos deja desahogarnos,
ya lo dije...

4 comentarios:

Lena dijo...

Lo peor es el ruido.

¿Cómo salir de él?

Beso, Javi querido....

sedemiuqse dijo...

yo a diario escucho el silencio...
cambiemos nosotros nuestras mentes y así podra cambiar el mundo.
besitos y mucho amor
je

Duquesa de Katmandu dijo...

Me gustó mucho tu poema, sí.
El desahogo siempre está recomenzando, no?

beso,

carlos esteve dijo...

Me gustó el poema. felicidades por su blog. Saludos